Dificultades de reclutar una muestra, en zonas rurales, para estudios de investigación

Fuente: sciencedirect.com

 

La representación de la población rural en los estudios de investigación sobre drogas, suele ser menor a la deseada. Varios factores dificultan el reclutamiento: el aislamiento geográfico, los aspectos culturales y sociales únicos de los entornos rurales y la baja densidad de población. A esto se le añade que frecuentemente los investigadores son considerados forasteros, y no generan la confianza necesaria en un entorno donde el anonimato tiene una mayor importancia. Además, el acceso limitado a la tecnología, incluido el internet de alta velocidad son barreras comunes que se han documentado en el reclutamiento de residentes rurales. Mientras, la tasa de mortalidad por sobredosis de opioides en las áreas rurales ha aumentado a un ritmo más rápido que en las áreas urbanas.

Por ello un grupo de investigadores de Estados Unidos, han elaborado un estudio para analizar la efectividad de varias estrategias de reclutamiento para reclutar a diversos participantes rurales.  Los resultados del estudio han sido presentados en la revista Science Direct, con el título: Lessons learned recruiting a diverse sample of rural study participants during the COVID-19 pandemic [Lecciones aprendidas al reclutar una muestra diversa de participantes del estudio rural durante la pandemia COVID-19 ]

El propósito del estudio fue identificar las barreras y los facilitadores para la comunicación entre el paciente y el farmacéutico sobre la Naloxona en el medio rural. Para ello se entrevistaron a 81 participantes (40 usuarios de Naloxona y 41 cuidadores) que fueron captados utilizando varias estrategias. La muestra incluyó a 26 participantes no blancos (8 pacientes, 18 cuidadores), incluidos 23 participantes afroamericanos y 3 participantes indígenas estadounidenses nativos de Alaska.

Las estrategias de reclutamiento se dividieron en cinco categorías: farmacias rurales, entidades de comunitarias, boca a boca, correos electrónicos masivos y redes sociales.

Farmacias rurales:

Los farmacéuticos comunitarios utilizaron registros de farmacia internos para identificar a los pacientes elegibles y / o cuidadores. Mediante este método se reclutaron 26 pacientes y 17 cuidadores. Dado que los farmacéuticos eran el vínculo entre los pacientes y el equipo del estudio, los pacientes derivados parecían confiar en los investigadores, comprender la importancia del estudio y expresar una gran disposición a participar. El éxito de esta estrategia también se debió en parte al hecho de que los cuatro estados la utilizaron durante más tiempo en comparación con otras estrategias.

La contratación tenía que integrarse en el ajetreado flujo de trabajo de los farmacéuticos comunitarios. La pandemia de COVID-19 redujo las visitas a la farmacia en persona, lo que restringió las interacciones entre el paciente y el farmacéutico y retrasó significativamente las nuevas derivaciones.

Entidades Comunitarias:

Dentro de esta estrategia se probaron dos modalidades. La primera fue encontrar una ubicación central que visiten muchas personas en un pueblo rural. Después de obtener el permiso de los dueños de las tiendas, el personal del estudio colocó hojas publicitarias en las ventanas de las tiendas locales y en las estaciones de servicio. La eficacia fue limitada debido a cierres generalizados relacionados con la pandemia, las ubicaciones estaban cerradas o tenían tráfico peatonal limitado. También, es posible que nuestros folletos no hayan recibido mucha atención, ya que hubo muchos otros folletos publicados en estos lugares.

En cambio la segunda modalidad dio unos mejores frutos. Se decidió contactar con la Organización comunitaria: el Capítulo de Alabama de la Asociación Nacional para el Adelanto de las Personas de Color (NAACP). Esta estrategia fue útil en Alabama; dando 5 pacientes y 12 cuidadores. Los participantes potenciales parecían muy interesados ??en el estudio y más cómodos con la participación porque la derivación fue proporcionada por alguien que conocían personalmente. Este enfoque fue efectivo a pesar de estar 100% en línea y usar un folleto electrónico.

Boca a boca:

A todos los participantes del estudio se les invitó a compartir la información del estudio con otras personas que pudieran estar interesadas. Este sistema resultó ser fructífero para reclutar a 4 pacientes y 7 cuidadores. Una de las cualidades a destacar de esta modalidad es el «traspaso cálido» que proporcionan las personas conocidas y de confianza a los posibles participantes. A pesar de los resultados positivos, los investigadores consideran que «si bien un método de bola de nieve incentivado ha tenido éxito en el reclutamiento de poblaciones estigmatizadas, decidimos no incentivar el reclutamiento debido a las preocupaciones de privacidad de nuestros participantes».

Correos electrónicos masivos:

Se utilizaron correos electrónicos masivos en Iowa y Alabama. El servicio de correos de la Universidad de Iowa se utilizó para enviar correos electrónicos a unas 45.000 personas, de las que finalmente fueron reclutadas 3 pacientes y 5 cuidadoras. Los investigadores analizaban que este método no llegaba bien al público objetivo, y que la gran parte de las personas que recibían el correo no cumplían las condiciones para participar del estudio. «Aunque los suscriptores de la Universidad de Iowa incluían al público en general, una gran proporción de ellos eran estudiantes, personal y profesores de la Universidad de Iowa que no vivían en una zona rural»

Redes sociales:

A causa del COVID se añadió a las estrategias de reclutamiento la difusión por Facebook. Para mantener la privacidad, el volante se envió a grupos comunitarios privados en las zonas rurales de Carolina del Norte y Alabama, así como a grupos públicos de iglesias rurales en Alabama. Esta estrategia se consideró infructuosa, no se reclutó a ningún participante del estudio utilizando este método. Según los investigadores, es posible que las personas no hayan tenido suficiente confianza o conocimiento de la investigación o la universidad para divulgar cómodamente información privada personal o relacionada con las drogas.

En conclusión, es necesario reclutar participantes de las investigaciones en áreas rurales, es crucial para comprender sus experiencias y crear soluciones efectivas para abordar sus necesidades específicas de atención médica.

Los farmacéuticos comunitarios son a menudo los profesionales de la salud más accesibles en las comunidades rurales, los posibles participantes pueden sentirse más cómodos comunicándose con un investigador que les refiera su farmacéutico. Y añaden «Creemos que es importante ofrecer a las farmacias comunitarias un incentivo de reclutamiento, ya que referir a los participantes del estudio les quita tiempo a las actividades generadoras de ingresos». Para que este método sea lo más eficaz posible consideran que los investigadores no deben compartir los nombres de los participantes en el estudio para proteger la confidencialidad del paciente, para así poder evitar cualquier posible coerción.

En general cuando las estrategias constaban del apoyo de líderes comunitarios de confianza, aumentaban las referencias y las opciones de reclutamiento. Aún y así, el reclutamiento no incluyó a todos los usuarios de opioides, ya que aquellos que abusan de los opioides tienen menos probabilidades de utilizar los servicios de farmacia para obtener sus opioides.

Compartir: